Prospecto ALPRAZOLAM NORTHIA

Composición
Cada comprimido recubierto contiene: 0,25 mg: Alprazolan 0,25 mg. Talco 2,00 mg. Laurilsulfato de Sodio 2,00 mg. Estearato de Magnesio 1,00 mg. Amarillo de Quinoleína Laca 0,01 mg. Almidón Glicolato De Sodio 3,00 mg. Celactose 91,74 mg. Agua 25,00 mg. Hidroxipropilmetilcelulosa 15 Cp 1,50 mg. Polietilenglicol 6000 0,25 mg. 0,50 mg: Alprazolan 0,50 mg. Talco 2,00 mg. Laurilsulfato de Sodio 2,00 mg. Estearato de Magnesio 1,00 mg. Azul Brillante Laca 0,01 mg. Almidón Glicolato De Sodio 3,00 mg. Celactose 91,49 mg. Agua 25,00 mg. Hidroxipropilmetilcelulosa 15 Cp 1,50 mg. Polietilenglicol 6000 0,25 mg. 1 mg: Alprazolan 1,00 mg. Talco 2,00 mg. Laurilsulfato de Sodio 2,00 mg. Estearato de Magnesio 1,00 mg. Eritrosina Laca Alumínica 0,025 mg. Almidón Glicolato De Sodio 3,00 mg, Celactose 90,98 mg. Agua 25,00 mg. Hidroxipropilmetilcelulosa 15 Cp 1,50 mg. Polietilenglicol 6000 0,25 mg. 2 mg: Alprazolan 2,00 mg. Talco 2,00 mg. Laurilsulfato de Sodio 2,00 mg. Estearato de Magnesio 1,00 mg. Rojo Punzó 4R Laca 0,025 mg. Almidón Glicolato De Sodio 3,00 mg. Celactose 89,98 mg. Agua 25,00 mg. Hidroxipropilmetilcelulosa 15 Cp 1,50 mg. Polietilenglicol 6000 0,25 mg.
Farmacología
El Alprazolam es una benzodiazepina de acción corta. Es un agonista específico del receptor central que forma parte del complejo macromolecular GABA omega, modulando la apertura del canal de cloro. Su mecanismo de acción exacto se desconoce. Todas las benzodiazepinas causan clínicamente, diversos grados de inhibición de las actividades del SNC dosis dependiente, variando desde una leve disminución de la performance hasta la hipnosis, por aumento o facilitación de la acción inhibitoria del Gaba.
Farmacocinética
El Alprazolam se absorbe en forma completa después de su administración oral y las concentraciones plasmáticas pico se obtienen 1 a 2 horas después de la dosis. Los niveles plasmáticos proporcionados por la dosis dada son para el rango entre 0,5 a 3 mg picos de 8,0 a 37 ng/ml han sido observados. Usando un método específico de evaluación, la vida media de eliminación plasmática es de alrededor de 11,2 horas en los adultos sanos (rango 6,3 a 26,9 hs) y de 16,2 horas en ancianos sanos. Su eliminación se realiza por biotransformación hepática mediante reacciones oxidativas y glucuronización. El CYP 3A4 podría mediar la oxidación del Alprazolam. Sus dos principales metabolitos son alfa-hidroxi-alprazolam que tiene la mitad de la actividad de Alprazolam y una benzofenona inactiva. Durante dosis repetidas, su acumulación es mínima. La concentración plasmática estable se alcanza a los pocos días de comenzado el tratamiento. Al finalizar el mismo, las concentraciones plasmáticas son subclínicas a las 24 horas y desaparecen en 4 o menos días. El Alprazolam y sus metabolitos se eliminan principalmente con la orina. No está bien determinada la capacidad del Alprazolam para inducir el sistema enzimático hepático en el ser humano. Sin embargo, no es ésta una propiedad de las benzodiazepinas en general. El Alprazolam no afecta los niveles plasmáticos de protrombina o warfarina en los voluntarios que recibieron warfarina sódica oral. Cambios en la absorción, distribución, metabolismo y excreción de las benzodiazepinas ha sido reportado en una variedad de enfermedades que incluyen alcoholismo, funciones hepática y renal alteradas. Los cambios fueron sólo demostrados en pacientes ancianos. In Vitro, el Alprazolam se une en un 80 % a las proteínas séricas humanas (principalmente a la albúmina). El alcohol, la insuficiencia hepática y la insuficiencia renal modifican la farmacocinética de Alprazolam. También se registraron cambios en los pacientes seniles, los obesos, los pacientes alcohólicos con enfermedad hepática, las mujeres sanas recibiendo anticonceptivos orales y los pacientes en tratamiento con cimetidina, en quienes se registró un alargamiento de la vida media promedio de Alprazolam. En pacientes con enfermedad hepática alcohólica la vida media de Alprazolam se encuentra en rangos entre 5,8 a 65,3 horas, comparadas con los 6,3 a 26,9 horas de los sujetos sanos. En un grupo de pacientes obesos la vida media de Alprazolam rondó el rango de los 9,9 a los 40,4 horas comparado con los 6,3 a 15,8 horas de los sujetos sanos. Al igual que con otras benzodiazepinas, el Alprazolam atraviesa la barrera placentaria y se excreta con la leche humana.
Indicaciones
Alprazolam está indicado en los trastornos por ansiedad y en la ansiedad asociada con depresión. Trastornos de angustia (Panic Disorder) con o sin agarofobia (DSM IV).
Dosificación
La dosis mínima es de 0,25 mg/día y la máxima habitual 4 mg/día. En los estudios clínicos se utilizaron hasta 10 mg/día. El médico resolverá los aumentos de la dosis habitual. Tratamiento de la ansiedad: La dosis inicial es de 0,25 a 0,5 mg tres veces por día, dosis que puede ser aumentada hasta alcanzar el efecto terapéutico máximo, incrementando 0,5 mg por día, con intervalos de 3 a 4 días. La dosis máxima diaria para el tratamiento de la ansiedad es de 4 mg por día. Los ancianos, los que presentan enfermedad hepática y los pacientes con enfermedades debilitantes, deben iniciar el tratamiento con 0,25 mg, 2 o 3 veces por día, aumentando gradualmente la dosis según las necesidades individuales y la tolerabilidad. Los ancianos pueden ser especialmente sensibles a los efectos de las benzodiazepinas. Si estos efectos colaterales ocurriesen a las dosis recomendadas en el comienzo, deberá disminuirse la misma. En todos los pacientes la dosificación se deberá reducir gradualmente cuando se interrumpa la terapia o cuando haya que disminuir la dosis diaria. Pese a no haber datos sobre una sistematización para la discontinuación en la administración del Alprazolam, se sugiere que la dosis diaria deberá disminuirse no más de 0,5 mg cada tres días. Algunos pacientes pueden requerir una muy suave reducción de la dosis. Tratamiento del trastorno por pánico con o sin agorafobia: Comenzar el tratamiento con dosis de 0,5 mg tres veces por día, pudiendo incrementarse a razón de 1 mg por día cada 3 o 4 días. La dosis media habitual es de 5 o 6 mg por día, distribuidos en tres tomas iguales. Ocasionalmente, algunos pacientes necesitan 10 mg diarios. Luego de un período prolongado libre de manifestaciones, las reducciones de la medicación o la interrupción del tratamiento deben hacerse gradualmente, reduciendo la dosis diaria en no más de 0,5 mg cada 3 días. En algunos pacientes puede ser necesario hacerlo más lentamente aún.
Contraindicaciones
Hipersensibilidad conocida a Alprazolam u otras benzodiazepinas. Pacientes con glaucoma de ángulo cerrado. Puede usarse en los pacientes con glaucoma de ángulo abierto que reciben el tratamiento adecuado. Miastenia gravis. El Alprazolam está contraindicado con ketoconazol e itraconazol, dado que estas medicaciones afectan significativamente el metabolismo oxidativo mediado con el citocromo P450 (CYP 3A).
Reacciones adversas
Los efectos secundarios del alprazolam, si ocurren, se observan generalmente al principio de la terapia y desaparecen usualmente al continuar la medicación. En el paciente generalmente, los efectos secundarios más frecuentes son pasibles ser una extensión de la actividad farmacológica del alprazolam (ej. somnolencia o mareo). Los datos citados en la Tabla 1 y la Tabla 2 son estimados de la incidencia clínica de los efectos adversos entre los pacientes que participaron de los siguientes estudios clínicos placebo-controlados relativamente cortos de duración (es decir, 4 semanas) con dosificaciones hasta 4 mg/día de alprazolam (para el manejo de los desórdenes de ansiedad o para la reversión a corto plazo de los síntomas de ansiedad) y (hasta 10 semanas) estudios clínicos placebo controlados a corto plazo con dosificaciones hasta 10 mg/ día de alprazolam en pacientes con desorden de pánico, con o sin agorafobia. Estos datos no se pueden utilizar para predecir exactamente la incidencia de efectos adversos en el curso de la práctica médica donde generalmente las características de los pacientes, y otros factores diferencian a menudo a ésta de los ensayos clínicos. Estos datos no se pueden comparar con ésos obtenidos de otros estudios clínicos que implican droga y placebo relacionados mientras que cada grupo con droga se conduce bajo distintas condiciones. La comparación de los esquemas citados, sin embargo, puede proveer al prescribir una cierta base para estimar las contribuciones relativas de los factores de la droga y de los que no lo son a la incidencia de los efectos adversos en la población estudiada. Incluso su uso se debe instituir cautelosomente, pues la droga puede revertir un síntoma en un paciente e inducirlo en otros, por ejemplo, el ansiolítico puede revertir la boca seca (un síntoma de ansiedad) en algunos y en otros inducirla (un efecto adverso) en otros. Además, sobre los desórdenes de ansiedad los datos citadas pueden proveer al prescribir, la frecuencia con la cual la intervención del médico (ej. vigilancia creciente, disminución de la dosis o discontinuación de el tratamiento con la droga) puede ser necesaria debido al efecto adverso (véase la Tabla 1).

Además de los eventos adversos relativamente comunes (mayor del 1%) enumerados en la TABLA 1, los efectos adversos siguientes se han divulgado en asociación con el uso de benzodiazepinas: distonía, irritabilidad, dificultades de la concentración, anorexia, amnesia transitoria o la debilitación de la memoria, pérdida de coordinación, fatiga, convulsiones, sedación, alterado discurso, ictericia, debilidad musculoesquelética, prurito, diplopía, disartria, cambios en la libido, irregularidades menstruales, incontinencia, y la retención urinaria (véase la Tabla 2).

Además de los efectos adversos relativamente comunes (mayor del 1%) enumerados en la Tabla 2, los efectos adversos siguientes se han divulgado en asociación con el uso de alprazolam: convulsiones, alucinaciones, despersonalización, alteraciones del gusto, diplopía, elevación de la bilirubina, enzimas hepáticas elevadas, e ictericia. También ha habido informes de convulsiones por retiro o disminución rápida de dosis o por discontinuación precipitada del alprazolam (véase Advertencias). Para discontinuar el tratamiento en los pacientes que toman alprazolam, la dosificación se debe reducir lentamente en armonía con buena práctica médica. Se sugiere que la dosificación diaria del alprazolam se disminuya no más de 0,5 miligramos cada 3 días (véase Dosificación). Algunos pacientes pueden beneficiarse de una reducción incluso más lenta de la dosificación. En un estudio postmarketing controlado de discontinuación en pacientes con desórden de pánico se comparó un grupo que redujo la dosis de manera lenta y otro que lo hizo a dosis cero, no observándose diferencia entre los grupos; sin embargo, el grupo que redujo la dosis lentamente, se asoció con menos síntomas por abstinencia. El desórden de pánico se ha asociado a desórdenes depresivos importantes primarios y secundarios y a informes crecientes de suicidio entre pacientes no tratados. Por lo tanto, la misma precaución debe ser tomada al usar dosis de alprazolam mayor de 4 mg/día para tratar a pacientes con desórdenes de pánico como se hace con el uso de cualquier droga psicotrópica para tratar a pacientes depresivos o aquellos en los cuales es factible la ideación o planes suicidas encubiertos. Como con todos las benzodiazepinas, las reacciones paradójicas tales como estimulación, espasticidad creciente del músculo, disturbios del sueño, alucinaciones, y otros efectos adversos del comportamiento tales como agitación, rabia, irritabilidad, y comportamiento agresivo u hostil se han divulgado raramente. En muchos de los informes espontáneos de casos de efectos adversos del comportamiento, los pacientes recibían otras drogas del CNS concomitantes y/o fueron descritos como teniendo los pacientes condiciones psiquiátricas subyacentes. Si ocurren cualesquiera de los acontecimientos antedichos, el alprazolam debe ser discontinuado. Los informes publicados aislados que implicaban a una pequeña cantidad de pacientes han sugerido que los pacientes que tienen desorden de la personalidad bordeline, una historia anterior de comportamiento violento o agresivo, o de abuso de alcohol o de drogas pueden estar en riesgo para tales acontecimientos. Los casos de irritabilidad, de hostilidad, y de los pensamientos intrusos se han divulgado durante la discontinuación del alprazolam en pacientes con desorden por stress post-traumático. Análisis del laboratorio fueron realizados en los pacientes que participaban en el ensayo clínico para el alprazolam. Las incidencias siguientes de las anormalidades demostradas en la Tabla 3 fueron observadas en los pacientes que recibían el alprazolam y en pacientes con placebo. Pocas de estas anormalidades eran consideradas de significado fisiológico.

Cuando el tratamiento con el alprazolam se prolonga, el recuento periódico sanguíneo, el análisis de orina, y los análisis químicos de la sangre son recomendables. Cambios de menor importancia en patrones de EEG, actividad rápida generalmente de baja tensión se ha observado en pacientes durante terapia con alprazolam y son de significado no conocido. Informes Post-Marketing: varias reacciones adversas se han divulgado en asociación con el uso de alprazolam desde la introducción en el mercado. Divulgaron la mayoría de estas reacciones a través del sistema de divulgación voluntario del acontecimiento médico. Debido a la naturaleza espontánea de la divulgación de acontecimientos médicos y de la carencia de controles, una relación causal al uso del alprazolam no puede ser determinada fácilmente. Los acontecimientos divulgados incluyen: elevación de enzimas del hígado, hepatitis, falla hepática, síndrome de Stevens-Johnson, hiperprolactinemia, ginecomastia, y galactorrea.
Precauciones
Es posible combinar el uso de Alprazolam con otros psicotrópicos o anticonvulsivantes; en estos casos considerar cuidadosamente la farmacología de los agentes a emplear, que potencian el efecto de las benzodiazepinas. Como con otras medicaciones psicotrópicas, las precauciones usuales con respecto a la administración de la droga y la duración de la prescripción están indicadas para los pacientes depresivos severos o aquellos en los que es lógico esperar ideas o planes suicidas. Se recomienda que la dosis esté limitada a la mínimamente efectiva para evitar el desarrollo de ataxia e hipersedación la cual puede ser particularmente problemática en ancianos y pacientes debilitados. Disfunción hepática, renal o pulmonar: Observar precauciones especiales en los pacientes con compromiso de las funciones renal, hepática o pulmonar. El índice de depuración de Alprazolam está disminuido en los pacientes con enfermedad hepática alcohólica y en los obesos. Se han reportado casos de muerte en pacientes con enfermedad pulmonar severa al poco tiempo del inicio del tratamiento con Alprazolam. Una taza de eliminación sistémica disminuida de Alprazolam (vida media plasmática aumentada) ha sido observada en pacientes alcohólicos con enfermedad hepática y pacientes obesos que reciben Alprazolam. Se informaron episodios de hipomanía y manía asociados con el uso de Alprazolam en pacientes con depresión. El Alprazolam tiene un débil efecto uricosúrico. Pese a que otras medicaciones con efecto uricosúrico débil han sido reportadas como causantes de insuficiencia renal aguda, no han sido reportados casos de insuficiencia renal aguda atribuidos al Alprazolam. Carcinogénesis, Mutagénesis, Alteración de la Fertilidad: No se observaron evidencias de potencial carcinogénico en ratas con dosis de Alprazolam 150 veces superiores a la dosis máxima recomendada en humanos y en ratones con dosis 50 veces mayores. El Alprazolam no fue mutagénico en las pruebas en ratas con dosis 500 veces mayores a la dosis máxima humana. El Alprazolam no produjo deterioro de la fertilidad en ratas con dosis 25 veces superiores a la dosis recomendada en humanos. Embarazo: No debe utilizarse Alprazolam durante el embarazo. Como todas las benzodiazepinas, el Alprazolam atraviesa la barrera placentaria, existiendo un aumento en el riesgo de malformaciones congénitas durante el primer trimestre del embarazo. Se debe tener en cuenta que un bebé nacido de una madre que estaba recibiendo benzodiazepinas puede estar en riesgo de padecer síntomas de abstinencia en el período postnatal. Se informaron flaccidez y trastornos respiratorios en los recién nacidos de madres que habían recibido benzodiazepinas. No se han establecido la utilidad de Alprazolam en el trabajo de parto y el alumbramiento. Madres en período de Lactancia: No debe utilizarse Alprazolam durante la lactancia. Las benzodiazepinas se excretan en la leche humana. Se ha informado que la administración crónica de diazepam a madres amamantando provoca letargo y pérdida de peso en los lactantes. Si el médico considerase necesario el uso de Alprazolam, se suspenderá la lactancia. Uso Pediátrico: No han sido establecidas la seguridad y efectividad del uso de Alprazolam en niños menores de 18 años. Uso en Ancianos: En los pacientes ancianos y debilitados, utilizar la menor dosis efectiva para evitar el desarrollo de ataxia o sedación excesiva.
Advertencias
Dependencia y reacciones de abstinencia, incluidas convulsiones. Ciertos eventos adversos clínicos, algunos de los cuales con compromiso vital, son una consecuencia directa de la dependencia física al Alprazolam. Esto se incluiría en un espectro de síntomas de abstinencia, el más importante es convulsiones. Siempre que se lo use por cortos períodos y en las dosis recomendadas para el tratamiento de los trastornos de ansiedad y los desórdenes de ansiedad (0,75 a 4,0 mg por día) hay poco riesgo de dependencia. Según el sistema de reportes de datos espontáneos se sugiere que el riesgo de dependencia y su severidad aparecen mayormente en pacientes tratados con dosis más grandes que 4 mg/día y por largos períodos (más de 12 semanas). Sin embargo, en un estudio de discontinuación controlada post marketing en pacientes con desórdenes de pánico, la duración del tratamiento (3 meses comparados con 6 meses) no ha tenido efecto en la capacidad de los pacientes para disminuir la dosis a 0. En contraste con los pacientes tratados con Alprazolam 4 mg/día que han tenido mayor dificultad para disminuir la dosis a cero que aquellos que están tratados con menos de 4 mg/día. La importancia de la dosis y el riesgo del Alprazolam en el tratamiento para el desorden de pánico: A causa de que el manejo de los trastornos de pánico a menudo requiere dosis promedio diarias por sobre 4 mg, el riesgo de dependencia en pacientes con desorden de pánico puede aumentar como entre los que están tratados por ansiedad menos severa. La experiencia en estudios de discontinuación randomizados controlados con placebo, de pacientes con desórdenes de pánico mostraron una alta taza de rebote y síntomas de abstinencia en pacientes tratados con Alprazolam comparados con pacientes tratados con placebo. Recaídas o retorno a la enfermedad: se define como un retorno de los síntomas característicos del trastorno de pánico (ataque de pánico primario) a niveles aproximadamente iguales o aquellos al comienzo antes de iniciar el tratamiento activo. Los rebotes se refieren a un retorno de los síntomas del trastorno de pánico a niveles sustancialmente mayores en frecuencia o más severos en intensidad que los vistos al comienzo. Los síntomas de abstinencia se identifican como aquellos los cuales son generalmente no característicos del desorden de pánico y los cuales ocurren por primera vez más frecuentemente durante la discontinuación que al comienzo. En un ensayo clínico controlado con 63 pacientes randomizados, con Alprazolam y donde los síntomas de abstinencia fueron específicamente buscados, los siguientes fueron especificados como síntomas de abstinencia: percepción sensorial aumentada, concentración deteriorada, disosmia, alteración del sensorio, parestesias, calambres musculares, tirones musculares, diarrea, visión borrosa, disminución del apetito y aumento de peso. Otros síntomas tales como ansiedad e insomnio, fueron frecuentemente vistos durante la discontinuación, pero estos no podrán ser determinados si fueron debido al retorno de la enfermedad, rebote o abstinencia. En una gran base de datos compuesta por estudios controlados y no controlados en los cuáles 641 pacientes recibieron Alprazolam, los síntomas de emergencia por discontinuación los cuales ocurrieron en una taza mayor al 5% en pacientes tratados con Alprazolam y a una taza mayor que el grupo tratado con placebo, fueron los siguientes: para los estudios citados, no ha sido determinado cuales de estos síntomas son claramente relatados en la dosis y duración de la terapia con Alprazolam en pacientes con desórdenes de pánico. En dos estudios controlados entre 6 a 8 semanas de duración donde fue medida la capacidad de los pacientes ante la discontinuidad de la medicación, 71 a 93% de los pacientes tratados con el Alprazolam disminuyó completamente la terapia comparados con el 89 a 96% de los pacientes tratados con placebo. En un estudio post marketing de discontinuación controlada en pacientes con desórdenes de pánico la duración de tratamiento (3 meses comparada con 6 meses) no tuvo efecto sobre la capacidad de los pacientes para disminuir la dosis a cero. Las convulsiones atribuibles al Alprazolam se vieron luego de la discontinuación de la droga o la reducción de las dosis en 8 de 1980 pacientes con desórdenes de pánico o en pacientes que participaron en ensayos clínicos donde la dosis de Alprazolam fue mayor que 4 mg/día por un espacio de tres meses. Cinco de estos casos ocurrieron claramente durante una reducción abrupta de la dosis o una discontinuación de dosis diarias de entre 2 a 10 mg. Tres casos ocurrieron en situaciones donde no estaba clara la relación entre la reducción abrupta de la dosis o la discontinuación. En un caso las convulsiones ocurrieron luego de la discontinuación de una simple dosis de 1 mg luego de disminuir de a 1 mg cada tres días a partir de 6 mg diarios. En otros dos casos la relación entre la disminución es indeterminada, en ambos casos los pacientes habían recibido dosis de 3 mg/día anteriores a las convulsiones. La duración del uso en la mayoría de los 8 casos estaban al rango de las 4 a 22 semanas. Ha habido reportes voluntarios ocasionales de pacientes que desarrollaron convulsiones cuando aparentemente disminuyeron el Alprazolam. El riesgo de convulsiones se ha visto en su mayoría entre las 24 y las 72 horas de la discontinuación. Status epilepticus y su tratamiento: los eventos médicos reportados voluntariamente muestran que las convulsiones por abstinencia han sido descriptas en asociación con la discontinuación de Alprazolam. En la mayoría de los casos solamente una convulsión simple fue reportada; sin embargo, convulsiones múltiples y estado epiléptico ha sido reportado. Comúnmente el estado epiléptico de cualquier etiología envuelve el uso de Benzodiazepinas intravenosas más barbitúricos o fenitoína, mantenimiento de la vía aérea del paciente e hidratación adecuada. Para más detalles consulte la terapia considerando a los especialistas apropiados. Síntomas interdosis: la ansiedad de la mañana temprano y los síntomas de ansiedad de emergencia entre las dosis de Alprazolam han sido reportadas en pacientes con desórdenes de pánico los cuales dicen tener prescritas dosis de Alprazolam de mantenimiento. Estos síntomas pueden reflejar el desarrollo de tolerancia intervalos de tiempo entre las dosis los cuales duran tanto como la acción clínica de la dosis administrada. En tal caso se presume que la dosis prescrita no es suficiente para mantener los niveles plasmáticos que se necesitan para prevenir las recaídas, rebotes o síntomas de abstinencia a lo largo de los intervalos interdosis. En estos casos se recomienda la misma dosis total pero dividida en administraciones más frecuentes. Riesgo por reducción de la dosis: las reacciones de abstinencia pueden ocurrir cuando por alguna razón hay que reducir la dosis. Esta incluye el propósito de disminuir la misma, pero también las reducciones inadvertidas de la dosis (los pacientes que se olvidan de las tomas, los pacientes que son admitidos en un hospital, etc) por lo tanto la dosis de Alprazolam deberá ser reducida o discontinuada gradualmente. Alprazolam comprimidos no tiene valor en el tratamiento de los pacientes psicóticos y no deberá ser empleada en el tratamiento apropiado para la psicosis. A causa de sus efectos de depresión del sistema nervioso central, los pacientes que reciben Alprazolam deberán ser cuidadosamente seguidos en aquellas ocupaciones riesgosas o actividades que requieran alerta mental completa, tales como los que operan máquinas o conducen vehículos de motor. Por esta misma razón los pacientes deberán ser cuidadosos de la ingesta simultánea de alcohol u otros depresores del sistema nervioso central mientras dure el tratamiento con Alprazolam. Embarazo: Las benzodiazepinas pueden causar potencialmente alteraciones fetales en las pacientes embarazadas, si se usa Alprazolam durante el embarazo o si las pacientes se están por embarazar, las pacientes deberán ser advertidas sobre el potencial efecto riesgoso para el feto. A causa de la experiencia con otras benzodiazepinas se asume que el Alprazolam puede ser susceptible de causar un aumento del riesgo en las anomalías congénitas cuando se lo administra a una mujer embarazada durante el primer trimestre. A causa de que el uso de estas drogas es raro en materia de urgencias su uso durante el primer trimestre deberá ser evitado. La posibilidad de que una mujer en edad fértil pueda estar potencialmente embarazada al momento de la prescripción deberá ser considerada. Los pacientes deberán ser advertidos que si se embarazan durante la terapia o intentan quedar embarazadas deberán comunicarlo a su médico porque sería deseable discontinuar la droga. Interacciones del Alprazolam con drogas que inhiben el metabolismo vía citocromo P450 3A: Los siguientes son ejemplos de drogas conocidas que inhiben el metabolismo del Alprazolam o las benzodiazepinas relatadas presumiblemente a través de la inhibición del CYP 3A. Potentes inhibidores del CYP 3A: agentes antifúngicos e iomidazólicos - sin embargo in vivo no hay datos de la interacción con el Alprazolam, Ketoconazol y Itraconazol son potentes inhibidores del CYP 3A y la coadministración del Alprazolam con ellos no es recomendada. Otros agentes antifúngicos del tipo de los Imidazoles deberán ser considerados potentes inhibidores del CYP 3A y su coadministración con Alprazolam no es recomendada. El escalón inicial es la hidroxilación catalizada por el citocromo P450 3A (CYP 3A) las drogas que inhiben esta vía metabólica pueden tener profundos efectos en la eliminación del Alprazolam. Consecuentemente el Alprazolam deberá ser evitado en pacientes que reciban inhibidores potentes CYP 3A. Con drogas inhibidoras del CYP 3A a menos que esté graduado de manera fija, el Alprazolam deberá ser usado solamente con cautela y considerando una reducción del dosaje apropiada. Para algunas drogas con interacción con Alprazolam deberán ser cuantificadas con datos clínicos; para otras drogas se pueden predecir las interacciones in vitro o experiencias con drogas similares de la misma clase farmacológica. Abuso y Dependencia de la droga: Dependencia física y psicológica: Los síntomas del retiro similares en características a los conocidos con sedantes/hipnóticos y alcohol han ocurrido después de la discontinuación de benzodiazepinas, incluyendo alprazolam. Los síntomas pueden extenderse desde disforia e insomnio suaves a un síndrome importante que pueda incluir calambres musculares y abdominales, vómitos, sudor, temblor, y convulsiones. El distinguir entre los signos y síntomas de emergencia por abstinencia y la recidiva de la enfermedad es a menudo difícil en los pacientes que experimentan la reducción de la dosis. La estrategia a largo plazo para el tratamiento de estos fenómenos variará con su causa y la meta terapéutica. Cuando es necesario, el manejo inmediato de los síntomas del abstinencia se requiere la reinstitución del tratamiento en las dosis del alprazolam suficientes para suprimir los síntomas. Ha habido informes de la falla de otras benzodiazepinas para suprimir completamente estos síntomas de abstinencia. Estas fallas se han atribuido a la tolerancia cruzada incompleta pero pueden también reflejar el uso de un régimen de dosificación inadecuado de la benzodiazepina substituta o de los efectos de medicaciones concomitantes. Mientras que es difícil distinguir la abstinencia y la recurrencia para ciertos pacientes, conocer el tiempo transcurrido y la naturaleza de los síntomas pueden ayudar. Un síndrome del abstinencia incluye típicamente la ocurrencia de nuevos síntomas, tiende a aparecer hacia el final del tratamiento o poco después la discontinuación, y disminuirá con tiempo. En desorden de pánico recurrente, los síntomas similares a los observados antes del tratamiento pueden repetirse temprano o tarde, y persistirán. Mientras que la severidad y la incidencia de los fenómenos de abstinencia aparecen relacionadas con la dosis y duración del tratamiento, síntomas del abstinencia, incluyendo convulsiones, se han divulgado después solamente de una breve terapia con alprazolam en las dosis dentro de la gama recomendada para el tratamiento de la ansiedad (ej, 0,75-4 mg/día). Las muestras y los síntomas del retiro son a menudo más prominentes después de la disminución rápida de la dosificación o de la discontinuación precipitada. El riesgo de los convulsiones por abstinencia pueden aumentar en dosis superiores a 4 mg/día (véase las Advertencias). Los pacientes, especialmente los individuos con una historia de convulsiones o epilepsia, no deben ser discontinuados precipitadamente de ningún agente sedante del CNS, incluyendo alprazolam. Se recomienda que tenga a todos los pacientes con alprazolam que requieren una reducción de la dosificación gradual bajo supervisión cercana (véase las Advertencias y la Dosificación). La dependencia psicologica es un riesgo con todos los benzodiazepinas, incluyendo alprazolam. El riesgo de la dependencia psicologica puede también aumentar con las dosis mayores de 4 mg/día y con un uso más largo de término, y este riesgo aumenta más en pacientes con una historia del abuso del alcohol o de la droga. Algunos pacientes han experimentado dificultad considerable en disminuir y discontinuar el alprazolam, especialmente ésos que recibían dosis más altas por períodos extendidos. Los individuos susceptibles deben estar bajo vigilancia cuidadosa al recibir el alprazolam. Como con todos los ansiolíticos, las prescripciones de las recurrencias se deben limitar a los que estén bajo supervisión médica.
Interacciones
Las benzodiazepinas potencian los efectos depresores sobre el SNC cuando se administran junto con psicotrópicos, anticonvulsivantes, antihistamínicos, alcohol y analgésicos opioides. En caso de la administración concomitante con estos últimos, se deberá reducir la dosis del opioide en aproximadamente un tercio. Se han informado aumentos de las concentraciones plasmáticas de imipramina y desipramina del 31% y 20% respectivamente, cuando se administraron conjuntamente con Alprazolam en dosis de 4 mg diarios. La depuración de las benzodiazepinas puede retardarse cuando se administran junto con cimetidina, disulfiram, eritromicina o con anticonceptivos orales que contengan estrógenos. Las benzodiazepinas pueden interferir con las pruebas de captación tiroidea, disminuyendo la recaptación del I132-123. Las drogas que demostraron se inhibidoras del CYP 3A en base a estudios clínicos que envolvieron Alprazolam (cuidados y consideraciones sobre la dosis apropiada de Alprazolam, se recomendó una reducción del mismo durante la coadministración con las siguientes drogas): Nefazodona - coadministración de Nefazodona aumentó la concentración de Alprazolam 2 veces -. Fluvoxamina - coadministración de Fluvoxamina duplicó aproximadamente la concentración plasmática máxima de Alprazolam, disminuyó la eliminación un 49% aumentando la vida media un 71% y registrando una disminución del rendimiento psicomotor -. Cimetidina - coadministración de cimetidina aumentó la concentración plasmática de Alprazolam un 86% disminuyó la eliminación un 46% y aumentó la vida media un 16%-. Otras drogas posiblemente afecten el metabolismo del Alprazolam por inhibición del CYP 3A. Drogas que demostraron ser inhibidores del CYP 3A de posible significado clínico evidenciado por estudios clínicos con Alprazolam (a considerar cuando se deban utilizar con Alprazolam): Fluoxetina, aumentan la concentración plasmática máxima del Alprazolam un 46%, disminuyen la eliminación un 21% y aumentan la vida media un 17%, y se registra una disminución del rendimiento psicomotor. Propoxifeno: disminuye la concentración plasmática máxima del Alprazolam en un 6%, disminuye la eliminación en un 38% y aumenta la vida media en un 58%. Anticonceptivos orales: aumentan las concentraciones plasmáticas máximas del Alprazolam cerca de un 18%, disminuye su eliminación un 22% y aumentan la vida media en un 29%. Las drogas y otras sustancias que demostraron ser inhibidores del CYP 3A, basándose en estudios clínicos con benzodiazepinas de metabolismo similar al Alprazolam o en base a estudios in vitro con Alprazolam u otras benzodiazepinas (se recomendó cuidados coadministrándolas con Alprazolam): estudios clínicos disponibles hechos con benzodiazepinas, incluyendo Alprazolam sugieren un posible interacción con: diltiazem, isoniazida, antibióticos macrolidos tales como eritromicina y claritromicina y jugo de uvas. Datos obtenidos por estudios in vitro con Alprazolam sugieren una posible interacción de la droga con: sertralina y paroxetina. Datos obtenidos con los estudios obtenidos con benzodiazepinas incluido Alprazolam sugieren posibles interacciones de la droga con: ergotamina, ciclosporina, amiodarona, nicardipina y nifedipina. Se recomienda cuidado durante la coadministración de alguna de estas drogas con Alprazolam.
Conservación
Conservar este producto en lugar fresco y seco a temperatura ambiente entre 10° C a 25°C. Proteger de la humedad.
Sobredosificación
Las manifestaciones de la sobredosis de Alprazolam incluyen somnolencia, confusión, trastornos de la coordinación, hiporreflexia y coma. Como con otras benzodiazepinas se informaron muertes por sobredosis, asociadas o no con otros depresores del sistema nervioso central, como el alcohol. Ante una eventual sobredosificación, concurrir al Hospital más cercano o comunicarse con los siguientes Centros de Toxicología: Centros de Intoxicación: Hospital Posadas Toxicología (011) - 4658-7777 / (011) - 4654-6648. Hospital de Pediatría Dr. Ricardo Gutiérrez (011) - 4962-6666 / (011) - 4962-2247. La información disponible acerca de la sobredosis con Alprazolam es escasa. Tratamiento orientativo inicial de la sobredosificación: luego de la cuidadosa evaluación clínica del paciente, de la valorización del tiempo transcurrido desde la ingesta o administración, de la cantidad de tóxicos ingeridos y descartando la contraindicación de ciertos procedimientos, el profesional decidirá la realización o no del tratamiento general de rescate: vómito provocado o lavado gástrico. Carbón activado. Purgante salino (45 a 60 min luego de C.A.). La hemodiálisis tiene valor limitado en el tratamiento de la sobredosis. El flumazenil es un antagonista específico de los receptores de la benzodiazepina, que está indicado para revertir completa o parcialmente los efectos sedantes de las benzodiazepinas y puede usarse en los casos conocidos o sospechosos de sobredosis de benzodiazepinas. Previamente a su administración se deben asegurar la vía intravenosa y la ventilación pulmonar. Estos pacientes tratados con flumazenil deben ser monitoreados un tiempo más prolongado debido al riesgo del retorno de la sedación, o de la depresión respiratoria u otros efectos residuales, porque la vida media de eliminación de flumazenil (41 a 79 minutos) es relativamente más corta que la de Alprazolam (11,2 horas). El médico tratante debe tener en cuenta que este tratamiento también aumenta el riesgo de desencadenar crisis convulsivas, especialmente en los pacientes que utilizan benzodiazepinas.
Presentación
Env. con 30 y 60 Comp. Rec.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *