ALOSOL® - Precauciones

Salvo indicación médica, no administrar en pacientes con hipertensión arterial, asma, diabetes o hipertiroidismo. Se recomienda administrar con precaución a pacientes ancianos o con enfermedades cardiovasculares severas. Embarazo: No existen estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas, ya que los estudios efectuados en reproducción animal no siempre predicen la respuesta en los seres humanos. ALOSOL® solución oftálmica sólo debe usarse en el embarazo si el beneficio potencial justifica el riesgo potencial para el feto. Lactancia: No se ha establecido si la oximetazolina clorhidrato es excretada en la leche humana, se debe actuar con precaución cuando ALOSOL® solución oftálmica es administrado a una mujer que amamanta. Uso pediátrico: no se han demostrado la eficacia y seguridad de la oximetazolina en niños menores de 6 años. Es preferible consultar con el médico antes de utilizar oximetazolina solución oftálmica en niños menores de 6 años pues el ojo rojo en los niños puede ocurrir con enfermedades tales como alergias, fiebre, resfríos y sarampión, que pueden requerir atención médica. Uso geriátrico: no se realizaron estudios apropiados sobre la relación de la edad con los efectos de la oximetazolina en grupos de edad avanzada. Interacciones medicamentosas: Las siguientes interacciones de drogas y/o problemas relacionados fueron seleccionadas sobre la base de su importancia clínica potencial: Antidepresivos, tricíclicos, IMAO o Maprotilina (si ocurre una absorción sistémica significativa de oximetazolina oftálmica, la utilización simultánea puede potenciar el efecto hipertensor sistémico de la oximetazolina). El factor riesgo/beneficio debe ser considerado cuando existen los siguientes problemas médicos: Enfermedad arterial coronaria. Enfermedades cardíacas, incluyendo angina o hipertensión (si una absorción sistémica significativa de la oximetazolina oftálmica ocurre, dicha condición puede ser exacerbada debido a efectos cardiovasculares inducidos por la droga). Enfermedad ocular, infección o herida (puede enmascarar los síntomas y retrasar el tratamiento específico). Glaucoma de ángulo cerrado o predisposición al mismo (puede precipitar un ataque por dilatación pupilar). Hipertiroidismo (puede exacerbarse existiendo taquicardia o elevación de la presión sanguínea). Hipersensibilidad a la oximetazolina. Afaquia. Afecciones vasculares de la retina y del nervio óptico. Sensibilidad cruzada y/o problemas relacionados: Los pacientes sensibles a otros simpaticomiméticos oftálmicos pueden ser sensibles también a esta medicación.