AIRCOMBI® - Advertencias

Este medicamento no está destinado para controlar crisis agudas. Estos pacientes requieren broncodilatadores de reacción rápida y corta para aliviar los síntomas agudos. Si el alivio de los síntomas dura menos de 3 horas, los pacientes deben ser alertados acerca de que puede significar un empeoramiento de su condición, debiendo consultar inmediatamente a un médico, quien establecerá si debe comenzar o aumentar corticosteroides sistémicos. El aumento de la dosis o la frecuencia de administración sólo deben ser establecidos por el médico, para evitar aumentar los efectos adversos. El asma severa requiere asistencia médica incluyendo el control de la función pulmonar porque estos pacientes están en riesgo de tener severos y amenazantes ataques. Si estos pacientes usan broncodilatadores de corta y rápida acción y necesitan más inhalaciones de lo usual, deben acudir al médico. Es aconsejable para los pacientes esteroides-dependientes, que comiencen su terapia con solo Dipropionato de Beclometasona. Pacientes que fueron tratados largo tiempo con corticosteroides sistémicos y dejaron su tratamiento algunos meses recientemente, necesitan especial evaluación de la recuperación del sistema hipotalámico-pituitario-adrenal (HPA) para hacer frente a emergencias tales como trauma, cirugías o infecciones. Esos pacientes deben llevar una tarjeta con ADVERTENCIA indicando que pueden necesitar corticosteroides suplementarios sistémicos durante periodos de estrés, hasta que su función adrenocortical se recupere normalmente. Esos pacientes deben recibir un esteroide oral, usado en emergencias, cuando las obstrucciones de las vías aéreas empeoran. Corticosteroides inhalados también pueden producir efectos sistémicos, especialmente a alta dosis en períodos prolongados, aunque ocurren mucho menos que con corticosteroides orales. Los efectos sistémicos incluyen: supresión adrenal, retardo de crecimiento en niños y adolescentes, disminución de la densidad mineral de los huesos, cataratas y glaucoma. Es importante que la dosis inhalada sea la menor que controla efectivamente el asma. Se recomienda que se controle la altura de los niños y la terapia debe ser revisada con el objetivo de mantener la dosis más baja que controle el asma. Potencialmente puede producirse una seria hipokalemia con terapias con b2 agonistas. Es importante alertar, en caso de severa asma aguda, que ese efecto puede potenciarse por hipoxia y por tratamiento concomitante con derivados de xantina, esteroides y diuréticos. Debe ser monitoreado el nivel de potasio en el suero. El tratamiento no debe interrumpirse abruptamente.